Saltar al contenido
EVM

Clasificación de las voces en la música

clasificación de las voces

A lo largo de la historia las voces en la música tienen características de las que han sido clasificadas y distinguidas, de acuerdo a las exigencias musicales del momento. La primera distinción se da entre las voces femeninas y masculinas y en un segundo momento obedeciendo a la evolución histórica, se distingue entre escuelas, estilos, estética de la época, y el criterio de los compositores.

También es importante distinguir entre voz y canto. Mientras que la voz es el sonido producido por el aparato fonador humano, cantar es el acto de organizar los sonidos emitidos conscientemente. En ese sentido, el cantante es su propio instrumento.

Cualidades en el canto:

  1. Color: se distinguen entre voces claras y oscuras. Las voces claras son aquellas en las que existe un predominio de armónicos agudos como en el falsete o voces oscuras en las que predominan los armónicos graves como el canto gutural, opaco, entre otros.
  2. Volumen o densidad: se refieren al espesor del sonido, el cual podemos graduar. Las graduaciones o dinámicas de la voz dependen de la capacidad del cuerpo. Existen al menos ocho dinámicas (pianissimo, piano, forte, fortissimo…) que le imprimen a la música profundidad y dramatismo.
  3. Espesor: dependiendo de la distancia de las cuerdas vocales, las voces en la música pueden ser fuertes o débiles. Si las cuerdas vocales no están suficientemente juntas, el aire que pasa entre ellas hace que la voz suene débil.
  4. Brillo: depende del refuerzo de la energía, del tono. El timbre brillante es aquel emitido con sonoridad, fuerza y agudeza; el timbre opaco es más grave y pausado imprimiendo dramatismo, solemnidad y melancolía. El timbre de cada voz es llamado absoluto porque es natural: se debe a los armónicos que se producen en los resonadores del aparato fonador.

Estudiosos de la voz consideran como cualidades de la misma la altura (agudo, central o grave), intensidad (volumen), tiempo (duración del sonido y velocidad) y timbre (lo particular de cada voz). Esta clasificación, como vimos, es más amplia en la música.

Distinción natural o sexual:

Se da de acuerdo al sexo y edad.

Voz de mujer

La laringe y las cuerdas vocales de las mujeres son más pequeñas que la de los hombres, por lo cual el sonido que emiten es aproximadamente una octava superior a las voces en la música masculinas.

Voz de hombre

La laringe del hombre es más grande, al igual que el cartílago tiroides, cuya prominencia, conocida como en el cuello como la Nuez de Adam, debido a que las hormonas sexuales estimulan su crecimiento durante la pubertad. En consecuencia la voz es más grave.

Voz infantil

Siguiendo la lógica anterior, la laringe de los niños es más corta que en los hombres y mujeres, por lo cual la voz es más aguda.

Voz asexual

Los castrati del italiano “castrato” (castrado) es la denominación que se utiliza para referirse a los niños que eran sometidos al proceso de castración para conservar su voz aguda, al evitar el crecimiento y desarrollo de la laringe.

Distinción según la tesitura

Aunque la extensión de la voz es amplia al cantar una serie de notas, es decir, el conjunto de sonidos que una persona puede emitir con facilidad, el límete; la tesitura se refiere a los sonidos que se adaptan mejor a una voz y que el cantante puede ejecutar sin agotar su aparato fonador. Es difícil calcular la tesitura de acuerdo al tipo de voz (femenina, masculina, infantil o asexual), ya que depende de otros factores como las cualidades de cada persona, la educación de la voz, el cuidado, entre otros.

En general, la extensión es la siguiente:

Voz adulta (tanto femenina como masculina): dos octavas.

Voz infantil: una octava.

Distinción de acuerdo al timbre

La voz, lo vimos al principio de este post, es el sonido producido por el aparato fonador humano. El timbre, en cambio, es la particularidad de cada voz y por la cual puede distinguirse a una persona de otra. El timbre depende de la constitución de las cuerdas vocales, la vibración que produce; las formas específicas de las cavidades de resonancia y cómo se usan.