Saltar al contenido
EVM

¿Qué tipo de oyente eres? Los planos de aproximación musical

Quizás sea frecuente escuchar a algunos aficionados a la música decir que les gusta mucho, pero que no saben mucho de ella. Sin embargo, en este artículo, les contaremos que hay varias reacciones ante la música que no necesariamente comprometen una comprensión formal.

Planos de aproximación ante una obra musical

Los planos de aproximación son, dichos de otra manera, aquellas actitudes que una obra musical puede generar en los oyentes, según los estudiosos de la teoría de la Gestalt (que desde la psicología se ha ocupado al estudio de la percepción de la forma).

  1. Reacción sensorial o sensual:

Esta respuesta ante la música es la más fácil y popular, “ya que consiste en dejarse llevar por los estímulos sensoriales y sensuales producidos por el sonido, sin pensar en ellos ni analizarlos desde otra perspectiva. Comprendes desde escuchar música de fondo mientras se hace otra cosa distinta (sin prestar importancia a la música), hasta dejarse llevar por los impulsos rítmicos y melódicos de lo que se oye” Martín Moreno (s.f.). Este primer plano se puede considerar como una consecuencia de los efectos psicológicos y fisiológicos que produce la música, pero no hace justicia a la hora de juzgar, reflexionar, degustar y profundizar en una obra musical.

¿La mayor parte del tiempo escucho la música o la oigo?

¿Exploro diferentes estéticas y trato de profundizar en su composición?

¿Elijo la música que más escucho por las sensaciones que me produce?

Antonio Martín Moreno explica en su artículo que es fácil seguir los impulsos musicales de una obra porque existe una perfecta asociación entre los ritmos musicales y los ritmos biológicos de nuestro cuerpo.

  1. Plano expresivo

En este plano el oyente recibe la música y forma imágenes con lo que escucha. ¿Imaginas algo cuanto  escuchar una obra o una canción? También hace parte de este plano la proyección de emociones y sentimientos, lo cual es muy común en la mayoría de oyentes.

  1. Plano objetivo

Este plano es el puramente musical en donde la persona que escucha la obra o la canción hace comentarios sobre el ritmo, cómo está construida la obra, las líneas melódicas, entre otros.

Estas reacciones son quizás las que han tenido los propios compositores y nos dan la pista de lo amplio que son las reacciones de los oyentes ante la música.

Es necesario también aclarar que no existe un oyente no necesariamente debe situarse en un solo plano. A veces escuchamos música de manera sensorial o nos sentimos atraídos por una que provoque emociones, recuerdos o imágenes; en cualquier caso siempre es mental y subjetivo. La pregunta es cuál es el plano más frecuente de escucha al que estamos habituados y qué puedo hacer para ampliar el horizonte estético como oyente. Escuchar mejor nos ayudará a ser mejores intérpretes.

También puede surgirnos la pregunta de que, conociendo los diferentes planos en los cuales podemos escuchar una obra, cabe la posibilidad de calificar o descalificar una obra por buena o mala.

Antonio Martín dice que “el único plano en el que nos podemos poner de acuerdo es en el objetivo o puramente musical. De igual modo, hay que tener en cuenta la estética de los diversos estilos y compositores; cuanta más información tengamos sobre las obras e intenciones del autor, más fácil será su comprensión, pero siempre partiendo de los elementos musicales que en cada caso el compositor pone al servicio de estéticas formalistas, programáticas, descriptivas, etc. Las intenciones de los autores condicionan siempre la forma musical, pero una vez nacida ésta, o que objetivamente transmiten es música –valga la perogrullada- apta para que en ella podamos proyectar nuestros propios sentimientos y emociones, que no tienen por qué coincidir con los del autor, aunque es obvio que cuanto más coincidan, más nos acercaremos a entender lo que quiso expresar con su obra y a situar la misma en su contexto histórico y cultural”.

Es así que en los planos sensorial-sensual y expresivo cada apreciación será verdadera para la persona que la expresa. “Es una buena obra” o “es una mala canción” tendrá sentido para la persona dependiendo de su reflexión, pero no sucede lo mismo con el plano de la forma, lo puramente musical, en el cual hay argumentos y hechos para una crítica musical.

Referencias bibliográficas

MARTÍN MORENO, Antonio (s.f.) Capítulos segundo: fundamentos de la teoría musical. Ediciones Utopía.