Saltar al contenido
EVM

Higiene vocal para cantar

Si conoces a un amigo cantante seguramente habrás notado que se cuida de las noches frías, de comer sólidos antes de interpretar alguna obra y de gritar o carraspear la garganta. Esto se debe a que el cuerpo del cantante, además de intérprete, es su propio instrumento, su propia caja de resonancia y como tal necesita practicar rutinas sanas y evitar los vicios que nos limitan a la hora de cantar.

La higiene vocal de cantantes:

Calentar nuestro cuerpo siempre antes de cantar. Este arte es exigente como un deporte, por lo cual debemos preparar el sistema respiratorio, circulatorio, las articulaciones y nuestro aparato fonador para evitar lastimar nuestra voz o fatigarnos a la hora de cantar.

Algunos ejercicios de calentamiento y estiramiento básicos: separamos los pies a la anchura de los hombros. Nos relajamos. Levantamos los brazos hacia el techo, abriendo y cerrando las palmas de las manos con energía lo más rápido posible contando hasta 20. Luego colocamos nuestros brazos horizontalmente (estirados hacia los lados) y abrimos y cerramos las palmas de las manos contando hasta 20.

Después de realizar este calentamiento nos sujetamos la muñeca del brazo contrario y la estiramos ligeramente durante unos segundos. Lo mismo hacemos con el otro brazo.

Rotamos nuestro mentón hacia un lado y hacia el otro hasta tocar el hombro. Con el mentón en uno de nuestros hombros aguantamos unos segundos y luego vamos lentamente hacia el otro lado. Recordemos que está contraindicado llevar la cabeza totalmente hacia atrás porque la presión que ejercemos sobre el cerebelo puede causar que llegue menos aire al encéfalo y en consecuencia puede hacer que perdamos el equilibrio.

Hacemos círculos con la cadera hacia un lado y hacia el otro.

Concejos:

  • No tomar lácteos a la hora de cantar ya que se considera que “ensucia” la voz por la cantidad de flema que provoca.
  • Si desea tomar un líquido antes de cantar, procure que no sea ni muy frío ni muy caliente. Si se va a tomar algo muy frío caliéntelo en la boca antes de ingerirlo. Los cambios de temperatura abruptos
  • Cantar siempre relajados. Esforzar la voz solo hará que sobrecarguemos las cuerdas vocales, excedamos su capacidad, y causaremos que se fatiguen o lastimen.
  • Carraspear es un acto muy frecuente para “aclarar” la voz, pero esto lastima nuestra garganta. Cuando sintamos una incomodidad en nuestra garganta mejor tomemos un vaso de agua o comer un caramelo de limón y miel.
  • Sentarse bien. Si vamos a cantar o realizar un ejercicio sentados procuremos estar siempre derechos para evitar presionar nuestro diafragma.
  • Procurar en lo posible no gritar. Este sobre esfuerzo repentino de las cuerdas vocales hace que las debilitemos y desgastemos.
  • Hidratarse, tomar agua.
  • Cuando tengamos alguna enfermedad que comprometa nuestro sistema respiratorio es mejor no esforzarnos, aún si es gripa, porque al cantar exigimos de nuestro cuerpo gran capacidad de almacenamiento de aire.
  • Al comer mentas podemos pensar que refrescamos nuestra voz, pero no es así. La menta causa una sensación de frío en la garganta, por lo cual es recomendable no ingerirla con frecuencia.
  • Para lubricar nuestras cuerdas vocales podemos comer algún alimento que contenga grasas, moderadamente.
  • Para descansar la voz recomendamos ingerir miel en pocas cantidades.
  • Es siempre recomendable no cantar con el estómago lleno porque reduce nuestra capacidad de almacenamiento de aire. Antes de una presentación comer dos horas antes como mínimo.
  • Respirar por la nariz al inhalar.
  • No se recomienda ingerir alimentos con muchos picantes.
  • Recomendamos además practicar algún deporte para ampliar las capacidades respiratorias. Muchos cantantes profesionales realizan algún tipo de ejercicio físico ya que el canto nos ayuda a reconocer el cuerpo y algunas de sus funciones.

Hay que tener mucho cuidado porque un daño en la voz es muy costoso porque es permanente.