Saltar al contenido
EVM

Los mejores deportes para músicos

deportes para músicos

Si eres músico habrás sentido alguna vez lo extenuante que puede ser repetir movimientos que requieren coordinación y velocidad durante varios minutos u horas. Esto, además, de acumular las tensiones que se generan por el esfuerzo mental y físico que realizan los músicos al interpretar una obra musical. Por ello, además de calentar adecuadamente antes de estudiar el instrumento o la voz, lo más recomendable es tener una rutina de ejercicios: hacer deporte.

Practicar algunos ejercicios les vendrá muy bien a los cantantes y a aquellas personas que interpretan instrumentos de viento ya que les permitirá ampliar su capacidad respiratoria, y a todos los músicos en general para conocer más acerca del cuerpo y su funcionamiento, entender la diferencia entre un músculo agotado y uno lesionado, ampliar el número de ejercicios para calentar y estirar, prevenir lesiones a lo largo de la vida musical, entre otros beneficios.

El esfuerzo cardiaco de un músico es enorme

Reproducimos un aparte del artículo del diario El Comercio sobre la tesis doctoral de la médica Claudia Iñesta Mena sobre el esfuerzo cardiaco de los músicos en concierto, que recibió el ‘cum laude’ de la Universidad de Oviedo.

“Para hacer música es preciso bombear mucha sangre. Tanta como para subir el Angliru o meterle un gol al Barça. Las clasificaciones tradicionales sobre el trabajo físico en función de la frecuencia cardiaca han considerado siempre que la profesión de músico requiere de un esfuerzo liviano, pero una tesis doctoral elaborada por la doctora Claudia Iñesta Mena (Llerena, Badajoz, 1959), médico de Atención Primaria en Gijón aunque especialista en Medicina Deportiva, ha echado por tierra esta teoría”.

“Después de analizar a través de pulsómetros el esfuerzo cardiaco de 62 instrumentistas clásicos ha concluido que su trabajo es equiparable al de un deportista de élite. La media de pulsaciones se eleva a 136 durante un concierto (lo normal es entre 60 y 80), pero puede llegar en algún momento a las 200. Recurriendo a la catalogación Astrand y Rodahl de 1985, un clásico de la medicina laboral, su tarea es «extremadamente dura»”.

“(..) [Iñesta] intuía ya desde el primer momento que es preciso que los músicos estén en forma y practiquen deporte para poder mantener ese bombeo cardiaco que se hace imprescindible para ejecutar la música”.

Con los resultados de esta tesis doctoral queda aún más claro que para un músico practicar deporte es de muchísima importancia.

Los ejercicios para músicos más recomendados

Entre los ejercicios recomendados se encuentra la natación, considerada el deporte más completo, pues se trabajan todos los músculos. Los que más se ejercitan con esta actividad son los tríceps, dorsales, pectorales y músculos de la espalda, que conforman el tren superior, permitiendo ganar flexibilidad a la columna, a la vez que la fortalece y alivia de tensiones.  Nadar, ayuda además a ganar flexibilidad, coordinación y permite ejercitar la respiración diafragmática ya que se requiere contener el aire por largo tiempo.

Correr o trotar es también una buena opción para fortalecer el cartílago de las rodillas. Además nos aporta mayor resistencia, expande la capacidad respiratoria, ganamos en fuerza, agilidad y flexibilidad. Correr además, acelera el proceso de producción de músculo, mejora la circulación y relaja.

Practicar pilates, una serie de entrenamientos físicos y mentales también ayudan a  perder peso, tonifica y moldea nuestros músculos, alivia las tensiones en la espalda, fortalece el abdomen, mejora la elasticidad y la coordinación.

En conclusión, podemos practicar muchos ejercicios regularmente. De igual manera, no es muy recomendable para instrumentistas de cuerda frotada y percutida practicar con intensidad deportes que exijan mucho de los músculos flexores y extensores de los brazos y manos, como el tenis, baloncesto o voleibol, ya que demandan mucho de esta musculatura, un esfuerzo que ya realizan estos músicos al interpretar sus instrumentos.

Referencia bibliográfica

Diario El Comercio. El esfuerzo cardiaco de un músico en un concierto es igual al de un deportista de élite. Recuperado de: http://www.elcomercio.es/prensa/20070104/sociedad/esfuerzo-cardiaco-musico-concierto_20070104.html